domingo, 24 de marzo de 2013

JORNADA DE VOLUNTARIADO MEDIOAMBIENTAL EN LA UNION, LIMPIEZA DEL PARAJE DE “EL CHORRILLO”,




Por Rogelio Mouzo Pagan

La Unión 24-3-2013

 
     Algunos de los participantes en la jornada limpieza de El Chorrillo 23-3-2013


El día 23 de marzo de 2013 siguiendo la tradición de años anteriores,  a requerimiento del Ayuntamiento de La Unión ha tenido lugar  al acto  de colaboración vecinal  en ayuda a la limpieza del paraje unionense de El Chorrillo, que ha contado con la presencia de unas 200 personas, y en el que se han recogido un centenar de grandes sacos de plástico de basura. 

 
                       Cartel   del acto

Este acto, en el que ha participado como uno más el propio alcalde Sr. Bernabé y otros ediles, contaba con la participación de las siguientes   Asociaciones: Grupo Scouts de La Unión, Cruz Roja Juvenil, Asociación de Familias Numerosas, Protección Civil, Moto Club La Unión, Cruz Roja, Peña Latina Unión Minera, La Fundación Sierra Minera y ANSE y La Orden de los Caballeros de Santa Barbara.

 Recoogida de los sacos de basura a cargo de personal de Protección Civil
 
Voluntarios en trabajos de limpieza de  El Chorrillo, 2013
 
Voluntarios en trabajos de limpieza de  El Chorrillo, 2013
 
 Voluntarios en trabajos de limpieza de  El Chorrillo, 2013
 
 Voluntarios en trabajos de limpieza de  El Chorrillo, 2013


Tras la terminación de los trabajos de limpieza, el Ayuntamiento ha repartido unos bocadillos y refrescos a los asistentes, entre los que se contó con la presencia de bastantes niños que llegaron allí con sus familiares. 

 
Reparto de bocadillos a voluntarios, en 2013

                 Reparto de bocadillos a voluntarios en 2013
  
Reparto de bocadillos a voluntarios en 2013
 
Rogelio Mouzo entre los voluntarios en trabajos de limpieza de  El Chorrillo, 2013


El paraje de El Chorrillo.


Se trata   de un espacio natural  situado  al sur de la ciudad en la falda de la Sierra Minera; lugar que para los unionenses tiene recuerdos entrañables, en función de que en el mismo existe un manantial de agua del que toma su nombre, y del que se abastecían desde antaño la población, cuando solo de pozos y manantiales se podía consumir el preciado elemento.
 
Voluntarios en trabajos de limpieza de  El Chorrillo, 2013 


Voluntarios en trabajos de limpieza de  El Chorrillo, 2013 


Voluntarios en trabajos de limpieza de  El Chorrillo, 2013 

  Este nacimiento acuífero tuvo de siempre una gran importancia, e incluso desde fínales del siglo XIX, aquella agua (antes de mayor caudal al actual  pues entonces las lluvias eran frecuentes), era recogida en un gran depósito embalse  de gran capacidad hecho de obra, al que los vecinos le daban el calificativo rimbombante de  “El Pantano”, en el cual también se almacenaba las escurrías pluviales  de las laderas de los montes próximos; agua que era utilizada en la fundición y resto de los  Talleres de La Maquinista de Levante.
 
Voluntarios en trabajos de limpieza de  El Chorrillo, 2013 

   Voluntarios en trabajos de limpieza de  El Chorrillo, 2013 


Voluntarios en trabajos de limpieza de  El Chorrillo, 2013 

   


 Reconocimiento público al “Hombre de El Chorrillo” en 2009.

           En diversas ocasiones habian venido aparecieron noticias en prensa y otros medios, relativas a la gran transformación de aquel paraje hecha por Antonio Pagan Lorenzo, modesto mecánico de la minería, el cual en ocasiones fue requerido para recibir algún homenaje; pero él siempre se mostraba esquivo y, aunque las agradecía, las rehusaba `pues él a su trabajo no le daba ninguna importancia.

           No obstante el conjunto de vecinos no comprendían como, al menos el Ayuntamiento, no le reconociera púbicamente aquellos ´méritos hechos en bien de todos.

 
   Placa homenaje al "Hombre de El Chorrillo" en 2009
 
   Rosalia Pagán Lorenzo, hermana de Antonio, con el alcalde Sr. Bernabé, tras destapar la placa
 
  D. Francisco Bernabé. alcalde de La Union, con familiares de Antonio Pagan Lorenzo en 2009
 
  Rogelio Mouzo Pagán, agradeciendo a las autoridades y público asistente al acto, el homenaje hecho a su familiar Antonio Pagan Lorenzo, en 2009
        
          Fue en fecha 29 de abril de 2009 siendo alcalde D. Francisco Bernabé, cuando el Ayuntamiento de La Unión, en acuerdo municipal de la Corporación, propuso y denominó el citado paraje como:  LUGAR DE DON ANTONIO PAGAN LORENZO, con el calificativo  añadido de “El HOMBRE DE EL CHORRILLO”.
  
 
    blico asistente al acto homenaje a Antonio Pagan Lorenzo en  2009

   
    blico asistente al acto homenaje a Antonio Pagan Lorenzo en  2009


 
            Paqui Mouzo Martinez y su hijo Juan Pablo, junto al grifo de agua del manantial

blico asistente al acto homenaje a Antonio Pagan Lorenzo en  2009


A modo de Semblanza de Antonio Pagan Lorenzo


            El nacimiento acuífero “El Chorrillo” era lugar frecuentado por Antonio Pagan Lorenzo (tío materno del que estas líneas escribe), hombre nacido en La Unión el 14 de Junio de 1926   en el seno de una pobre familia  minera, el cual de niño frecuentaba y ayudaba a su abuelo materno conocido por “el tío Pepe el  Alumbreño”, que en la calle Mayor-esquina calle Alcocer de La Unión (frente al actual edificio Ayuntamiento, tenía un pequeño bar (entonces se denominaban bodega), que cerró al público al término de la Guerra Civil Española.

 
                   Antoio Pagan Lorenzo en la C/ Balmes nº 3, en compañia de sus padres  
             Manuel Pagan  Cañavate y Francisca Lorenzo Santa Florentina, sobre 1955,
                       
  
             Antonio a edad de 14 años entra como aprendiz en los Talleres de La Maquinista de Levante, siendo destinado al taller de Maquinaria, donde aprendió el oficio de mecánico tornero.

 
    Antonio Pagan trabajando en el torno mecanico, en el taller de la mina"2ª Paz"


 A principios de la década de 1950, y como otros muchos jóvenes, al objeto de librarse del Servicio Militar se coloca al servicio de Minera Celdran, que lo destina al taller mecánico en la mina “Segunda Paz”, sita en la zona de El Llano del Beal.


            En aquella mina  Antonio puso toda su capacidad e ingenio, para resolver los muchos problemas que una instalación minera necesita en el campo mecánico, reparando e incluso construyendo, muchos aparatos de la industria minera. Era un trabajo de 12 horas diarias hecho de lunes a  sábados, e incluso habia que trabajar parte del  domingo, ampliadas el resto de losdia con  muchas horas de la noche, según la urgencia de las reparaciones a efectuar, pues el lavadero de flotación de minerales no podía dejar de funcionar durante las 24 horas.



     Antonio Pagan  amediados de  la decada de 1950


            Allí pudo desarrollar plenamente su capacidad inventiva haciendo algunas herramientas y útiles, de las que destacan un calibre (medidor milimétrico) para poner apunto los motores de explosión; también perfeccionó un hornillo de petroleo, al que acopló unos depósitos de agua anexos para aprovechar al máximo las calorías de la llama, calentando simultáneamente una porción de agua que se podía sacar mediante un grifito. Aquel hornillo lo construyó e  hizo en bronce y otros metales de forma artesanal, trabajo que puede ser calificado por su perfección, como   de una obra de arte.


            Él vivía soltero con sus padres hasta que aquellos fallecieron y nunca contrajo matrimonio.  Era un hombre creyente, practicante y desinteresado, que siempre vivió de forma austera en su consumo personal. Era tan servicial y generoso, especialmente con los pobres, que durante bastantes años cada domingo y los días que podía, se desplazaba al Hospital de Caridad de Los Pinos en Cartagena, para atender y hacer compañía a los enfermos más abandonados que allí había.

                  Hormillo de petróleo, hecho por Antonio Pagan Lorenzo, de forma artesanal



            Antonio desde joven conocía muy bien la zona, pues vivía muy cerca de El Chorrillo, y en ocasión de que tras el fallecimiento de su padre encontrara una pequeña cantidad de dinero que aquel dejó guardada  entre sus ropas, decide invertirla  en adecentar y cuidar aquel manantial.


            Primeramente, y dado que el nacimiento procede del conjunto de la montaña y no estaba canalizado, e incluso la zona donde el agua brotaba estaba totalmente llena de piedras y tierra, inicia los trabajos limpiándola  y protegiendo aquel lugar, dotándolo de un grifo, a fin de que el agua quedara retenida en épocas de sequía, y pudiera ser recogida por los vecinos.



            Aquello fue solo el principio, pues seguidamente se dedica a construir una tras otra, la infinidad de muros para prevenir desprendimientos del monte, canalizar las ramblas, hacer zonas de esparcimiento y recreo dotándolas de asientos, mesas, zonas donde hacer fuego, así como cuidar el lugar al que dotó de una especie de capilla, donde tenía previsto colocar una imagen de La Virgen el Rosario patrona de la ciudad, etc.

 
    Antonio Pagan Lorenzo en 2007.

            A la misma vez se dedicaba regar a mano o con mangueras y  canalizaciones de su invención, las diversas replantaciones forestales que  hacían los niños de los  colegios y algunas instituciones. 
  

            Él, aunque aquella actividad la inicia compaginándola con el poco tiempo que su trabajo en el taller mecánico de la mina le dejaban, fue a partir de principios de la década de 1980,   al quedar jubilado afectado por un expediente de crisis de Minera Celdran, cuando ya,  sin la atadura del trabajo, se emplea a fondo en el citado paraje.


Desde aquella fecha  y día tras día, hasta su muerte ocurrida en el 7-3-2008,  su entrega fue total. Para conseguir ladrillos y otros productos útiles para aquella gigantesca obra, de siempre se dedicaba a recorrer los lugares donde se tiraban escombros de albañilería, y los recogía limpiaba, cargaba y trasportaba.


Primeramente el trasporte lo hacía en el portaquipos de su monto marca Montesa, y más tarde adquiere un viejo coche Citroën (2 caballos), donde todo lo que encontraba lo cargaba y trasladaba    acoplándolos donde mejor consideraba. 

Vehiculo Citroen 2cv,  utiizado por Antonio para trasportar los materiales que encontraba


            El cemento, la arena y otras cosas que no encontraba las compraba con su dinero, aunque tuvo la feliz idea, de aprovechar las probetas de hormigón resultantes de los laboratorios para determinar el grado de resistencia de materiales, las cuales trasladaba en su coche,  Los trabajos de  albañilería se le daba bien, y como buen mecánico era perfeccionista en su trabajo,


            Él se fabricaba los artilugios necesarios para trasladar en solitario grandes pesos aplicando la ley de la balanza, y aunque no  rehusaba la ayuda o colaboración de quienes cuando llegaban al lugar lo veían trabajar y de forma voluntaria le ayudaban algún rato, siempre trataba de compensarlos, bien con algo de dinero, un bocadillo, etc. El pueblo entero se admiraba de la voluntad  de este hombre, que ya muy mayor, siempre estaba presto a ir avanzando en  su trabajoo.

 
   Antonio Pagan Lorenzo en 2008, poco  antes de su fallecimiento, acompañado de su sobrino Rogelio Mouzo Pagan


            Antonio, además del gran esfuerzo que allí realizaba, tenía que soportar la crítica, más o menos velada de amigos e inclusos de sus hermanas, que no comprendían ni aceptaban, el que dedicara tanto trabajo y dinero en un terreno que no era de su propiedad. E incluso también, recibió alguna carta  de la Sociedad Minera Peñarroya, dueña de aquel terreno, para que no continuara aquellos trabajos.


            Antonio a todo eso se encogía de hombros, y superándose así mismo, solo decía -Que si aquello  no los veían oportuno, que hicieran lo que quisieran las autoridades; pero él continuó  trabajando allí mientras sus fuerzas se lo permitieron, pues había hecho de aquello, su modo y razón de vivir durante los últimos 40 años de su vida.

 
    Antonio Pagan Lorenzo sujeta la escalera en la puerta de la vivienda situada en la Calle Juan XXIII de La Unión, la cual solo pudo disfrutar durante un par de años antes de morir,

Aquel paraje, durante los años que Antonio Pagán Lorenzo estuvo a su cuidado, vino manteniéndose limpio y respetado; pero después ya fallecido, se han sucedido actuaciones  vandálicas o de gamberrismo, hechas por personas inconscientes y maliciosas, que parecen gozar con ensuciar y romper bienes que ya son parte de todos, que han destrozado algunos de los  elementos que allí se pusieron, e incluso robaron la placa inicial de acero inoxidable que  se puso en honor  a su cuidador Antonio Pagan Lorenzo, 


Tambien actualmente han llenado de absurdas pintadas, la nueva placa en mosaicos de cerámica, que  hizo sus sobrino Rogelio Mouzo, en sustitución de la anterior.

 
Placa de mosaicos de ceramica que ha sido ensuciada en acto vandálico


Por eso es de valorar muy positivamente, las actuaciones como la de la actual jornada medioambiental para la  limpieza de El Chorrillo, que vienen a representar una esperanza, para que estos niños y jóvenes que en ella   han participado, recojan el testigo de lo que representa y significa, la preservación del medioambiente.

 
Estado que se encontraba El Chorrillo el dia del homenaje en 2009



ANTONIO DEL CHORRILLO (poesia)
 

La presente poesía ha sido hecha por una persona que  conoció desde muy joven al “·Hombre de El Chorrillo”, valorando su sacrificio y el trabajo de aquel, capaz de hacer algo no frecuente en la actual sociedad, narrando en verso los recuerdos que de aquel guarda. Poesia que fue recitada por su sobrino Rogelio Mouzo Pagan, el día  que se puso la placa con la nueva denominación del lugar.





    Diego Guerrero Cayuela, autor de la poesia, y Rogelio Mouzo Pagan que dio lectura a la misma



Quiero escribir a un amigo,
quiero escribirle a su obra,
a sus puentes y caminos,
a sus escalones y su gloria
 
No tenía aparejador,
no tuvo arquitecto alguno
Él solo hizo su obra
sin planos ni pergaminos
 
Que bonito es mi chorrillo,
que paz y tranquilidad,
que amor por lo divino
supo éste hombre encontrar
 



Asistentes al acto, leen la poesia de Diego, copia de la cual se han repartido
 
Su capilla para orar,
sus bancos para sentarse,
las mesas donde comer
y el manantial con su cauce
 
Aquí nos deja su obra,
por muchos siglos estará.
quizás alguien ponga una placa
que resalte su humildad
 
De jardín es su Pinada;
muchos de ellos él plantó
y a cubos los regaba,
monte arriba acarreaba.

 Público asistente al acto homenaje de 2009 


Público asistente al acto homenaje de 2009 


Personal de Protección Civil, asistente al acto homenaje de 2009 



Un trabajo yo le hice
A mí me quería pagar,
en rotundo me negué
yo mi trabajo cobrar.
 
Era tanta su bondad
que detalles no dejaba.
Y como no quise cobrar
una moneda me daba
 
Con cariño yo la guardo.
un recuerdo, es de plata.
Cuatro clavos quiero hacerle
para ponerle su placa



Diego Guerrero autor de la poesia, con Paqui Mouzo Martinez y su hijo Juan Pablo,
 
Piedra y arena acarreé
con mi camión a la montaña
Nunca nadie le ayudó,
con su pensión lo pagaba
 
Por eso y por tantas cosas,
Antonio tendrá su alma
cuando descanse en el cielo
y en El Chorrillo su placa.
 

Autor: Diego Guerrero Cayuela

De su libro: POEMAS, El color de la amistad y el perfume del Amor

Editado por ASTESA, 2008


 Galeria de imagenes  del homnaje en 2009



    Asistentes al acto homenaje de Antonio Pagan lorenzo en 2009


   Asistentes al acto homenaje de Antonio Pagan lorenzo en 2009



   Asistentes al acto homenaje de Antonio Pagan lorenzo en 2009


Asistentes al acto homenaje de Antonio Pagan lorenzo en 2009


Asistentes al acto homenaje de Antonio Pagan lorenzo en 2009

Asistentes al acto homenaje de Antonio Pagan lorenzo en 2009

 Galleria de imagenes en 2013
 
Voluntarios en trabajos de limpieza de  El Chorrillo, 2013 

   
 
                                Voluntarios en trabajos de limpieza de  El Chorrillo, 2013 

 
 Voluntarios en trabajos de limpieza de  El Chorrillo, 2013 
Voluntarios en trabajos de limpieza de  El Chorrillo, 2013 

 
Voluntarios en trabajos de limpieza de  El Chorrillo, 2013 





1 comentario: