viernes, 4 de marzo de 2011

Yacimiento arqueológico Villa Romana del Paturro, en Portmán, y la familia Arques de la saga de los paturro




Yacimiento arqueológico Villa Romana del Paturro, en Portmán, y la familia Arques de la saga de los paturro


Autor: Rogelio Mouzo Pagan.
            Marzo 4 de 2011


          Desde que en 1969 unos niños y D. Luís Díaz Martinez sacerdote de Portmán encontraran unos restos de origen romano en la Huerta del Paturro, estas ruinas romanas tuvieron resonancia nacional, al descubrirse unos mosaicos de extraordinario valor, que estaban situados bajo la misma vivienda de los paturros, los viejos servidores del General Requena y sus inmediatos herederos, los Barthe.



     Trabajos de excavacion arqueologica en el  yacimiento    Huerta del Paturro, Portman  año 2007

         Pronto el hallazgo tuvo su respuesta oficial, mediante el Decreto 247/1973 de 1 de febrero, 


que declaraba de utilidad pública las obras y servicios necesarios para la revalorización del yacimiento arqueológico de “Huerta del Paturro” B.O.E. nº 44 de 20-2-1973. El decreto decía textualmente: “En el predio denominado “huerta del paturro”, en la Bahía de Portman, existe un yacimiento romano, concretamente una villa, dentro del termino municipal de Cartagena, en la provincia de Murcia”
 
   Objetos de plomo y otros metales de  uso diario. Museo Arqueologico de Portmán 
     
          Las distintas excavaciones arqueológicas que en el lugar se han sucedido, han puesto de manifiesto la existencia de sectores aterrazados en dos partes bien diferenciadas. Un primer nivel de época republicana en el que la Villa aparecía vinculada a la explotación de plata y plomo, cuyas dependencias dedicadas a vivienda estarían decoradas con gran lujo de materiales; y otra parte de los siglos I y II dedicada a la explotación industrial de salazones de pescado. Aunque el avance de las investigaciones en el yacimiento lo sitúan, al menos, 80 años antes de la era cristiana.   

    Ceramica  diversa en las vitrinas del MuseoArqueoplogico de Portman


          Entre los muchos hallazgos arqueológicos que en ella se han efectuado, se encuentra el “opus tesellantus” perteneciente al triclinium” de la Villa Romana de Portman, considerado el mayor mosaico romano de la Región de Murcia; lo mismo podemos decir en relación a mosaicos como el del “pavo real” y otro denominado el “rostro femenino”, magnifica muestra del arte suntuario de esa época.


    Mosaico de gran tamaño colorido y belleza procedente de La Huerta del paturro. MuseoArqueologico de Portmán


El Centro de Investigaciones Arqueológico-Minero
(Museo Arqueológico de Portmán)


   Fotografia del antiguo Hospital de Caridad de Portmán, antes de su rehabilitacion como Museo.

         Al objeto de preservar, investigar y exponer al público los restos arqueológicos del municipio de La Unión, se habilitó y puso en valor el antiguo edificio Hospital de Caridad de Portman, el cual fue inaugurado en 1891 para atender a mineros heridos… Edificio que desde 1995 fue declarado Bien de Interés Cultural desde hace años convertido en museo. En sus varias salas y la capilla del mismo, se exponen infinidad de mosaicos resultantes de las excavaciones de la Villa Romana del Paturro, entre ellos el “opus tesellantus”, el pavo real y el rostro femenino.


        Los mosaicos el pavo real y el rostro femenino

          Además, en el museo se  pueeden conocer diversidad de objetos procedentes de otros yacimientos arqueológicos del municipio, como los de Atalaya, Los Ruices, La Pura, Monte San Joaquín y la cerámica de mina Balsa, así como piezas de plomo de uso diario, y representación de la metalurgia del cobre y el hierro, monedas, aderezos, adornos y herramientas, etc., aunque debo precisar, que el municipio cuenta con otros yacimientos arqueológicos de suma importancia, como puede ser el   vinculado al Cabezo Rajado   poblado minero romano del Monte Agudo.

Alumnos y profesores del Colegio Publico Herrerias de La Union, visitan el Museo Arqueologico de Portman año 2007
    año
 Entre los alumnos y profesores  del colegio Publico Herrerias de la Union que visitaron el Museo y Portman,  se encuentra Rogelio Mouzo Pagán que hizo de  guia del grupo en su recorrido cultural . año 2007 



 Historia de la familia Arques, miembros de la saga de  los paturro

         Como el tema arqueológico sobre el yacimiento Villa Romana Huerta del Paturro ha sido profusamente estudiado y divulgado por personas especializadas en el tema, quiero centrarme en dar a conocer la historia de la Huerta del Paturro y sus moradores, bajo cuyo suelo se encontraron los restos arqueológicos.

    Antonio Arques Robles, junto al artistico arbol cronologico familiar  

          Yo coincidí como compañero de trabajo en las instalaciones de La Manga Club al servicio de INMOGOLF S.A, con el “paturro” Antonio Arques Robles, nacido en Portman en 1963, al que pude entrevistar sobre la historia de su familia, dado que éste llevaba tiempo investigando al conjunto de los miembros de la familia Arques vinculado al Huerto del Paturro, Investigación que realizaba en honor y dedicación al cariño y recuerdo que tenía de su progenitor, ya fallecido, logrando confeccionar un árbol genealógico familiar desde 1810 hasta 1996 que integra siete generaciones.

Antonio Arques Robles con su padre en esta estampa veraniega. a cuyo pie de foto se recoge la motivacion de la confeccion del arbel genealogico familir         


          El recorrido por la familia Arques y su árbol genealógico, lo vamos a iniciar con las cuatro ultimas generaciones y, posteriormente en capitulo aparte, al resto de la familia Arques “Los Paturros”.

            
                        Benito Arques Lopez y su esposa Dolores Fructuoso

          Antonio, nuestro entrevistado, es hijo de Benito Arques López (1928-1997), al que los trabajos en el huerto familiar, aunque los ejercía  desde muy niño no eran de su agrado; por ello, a edad de 13 años ingresa en la empresa Minera Zapata Portmán, destinado al taller mecánico existente dentro de las antiguas instalaciones de la fundición de plomo, y su posterior traslada a diversos trabajos, culminando su periplo profesional en el taller mecánico del lavadero de minerales Roberto en Portmán.

     Pascual Arques Lujan y su esposa Encarnación Lopez Cortes

          Su padre fue Pascual Arques Luján (1897-1968) nacido en La Huerta del Paturro, que de 13 años de edad abandona la huerta dada su inclinación natural por la mecánica, en la que se mostraba diestro y muy adelantado para su tiempo, colocándose en la fundición de D. Miguel Zapata “El Lobo”, destinado al mantenimiento de unos generadores de electricidad accionados por maquina de gas.


          Pascual en el periodo de la Guerra Civil Española y debido a sus conocimientos de mecánica, fue incluido en el grupo de “imprescindibles” (que no iba a ser destinado a los frentes de guerra), y fue destinado a trabajar como tornero en la Empresa Nacional Bazan de Cartagena, en aquel tiempo destinada a la industria de guerra, construyendo bombas y espoletas de diferentes tipos,


          En 1939 al término del conflicto bélico retorna a la empresa Zapata Portman, que lo destina a la terminación de la montura del lavadero de mina La Regente, Como complemento del citado lavadero, fue necesario desmontar el antiguo cable de transporte aéreo de minerales, vulgarmente conocido como “El cable de la curva”, que desde la mina Lucera, en un tramo de varios kilómetros, recorría la Sierra llegando a Portmán por la zona próxima al hoy Centro de Personas áMayores, atravesando después la Huerta del cura Rogelio (mas tarde conocida por huerta “del tío Robles), hasta llegar a la zona de playa en la Bahía de Portman. Cable que seguidamente fue montado para transportar los minerales extraídos en la minas Gloria, hasta ser depositados en el lavadero de flotación de La Regente; trabajos donde Pascual ya ejerció como encargado del grupo de oficiales mecánicos y peonaje.

          Después de estos trabajos de mecánica, Pascual y su equipo de obreros conocido por “los fuertes” (entre los que se encontraba Rogelio Mouzo Ayo padre del que estas líneas escribe), fueron destinados a la montura del lavadero de Coto Azul en la mina “La Colosal”, Años después, este hombre cuando se iniciaron los trabajos a cielo abierto en la corta Emilia, trabajó en la montura del lavadero Roberto instalando el primer molino. Pascual en 1922 contrajo matrimonio con Encarnación López Cortes, natural de Portman, del cual nacieron tres hijos:

          El mayor de los hermanos era Serafín Arques López, nacido en 1923, que también a edad de 11 años se vincula a los trabajos en los citados talleres de Zapata Portman, donde pasado el tiempo fue considerado como el mejor mecánico dado que manejaba el torno, tenia nociones de electricidad y de mecánica en general, participando en la totalidad de la montura de molinos y maquinaria que se instalaron en el lavadero Roberto.

          Serafín contrajo matrimonio con Juana Sánchez Vargas, natural de Portman, de cuya unión no hubo descendencia, y cuando se produjo la jubilación de su padre, fue nombrado jefe de equipo y pasado el tiempo ejerció como jefe del taller. 

     Ginesa Arques Lopez y su esposo Vicente hernandez Regalado

          La segunda hija fue Ginesa nacida 1925, que se casó con Vicente Hernández Regalado, natural del Valle de la Orotava en Tenerife, mas conocido por “El Canario”, el cual llegara a Portman como soldado destinado en la batería de Cenizas. La pareja tuvo dos hijos llamados Vicente y Pascual Hernández Arques.

         "El Canario” entra al servicio de la citada empresa desempeñando diferentes cometidos, hasta que mas tarde fue destinado al Túnel José Maestre manejando una maquina conocida como “dragaminas”, colocada sobre la gran tolva donde abocaban los vagones del tren minero que cargaban en el interior del túnel citado. Aunque hay que añadir, que Vicente fuera de los trabajos mineros y durante muchos años, fue mediero en la huerta familiar,

 

            El tercero y menor de los hermanos fue Benito, del que ya se hizo referencia como padre de Antonio Arques. Hay que reseñar que contrajo matrimonio con Dolores Robles Fructuoso, nacida en Portman en 1931, de cuyo matrimonio nacieron tres hijos Encarnación, Pascual y Antonio.


El General Requena en Portmán


          Para mayor comprensión de la historia de la familia Arques, considero importante hacer alusión a lo que sigue:

          En la primera mitad del siglo XIX se instala en Portman el Mariscal de Campo Blas Requena Fernández, mas conocido como “El General Requena”, que nació en la villa de Guadix, Granada el 3-2-1793, con amplia e importante vida militar, en la que llegó a ser, durante mas de siete meses, Gobernador Militar de Cartagena, como podemos observar en un resumen de su curriculun militar:
          Cadete el 7 de marzo 1806; subteniente 23-19 1808; teniente 12-9-1809; Capitán 3.-1-1810; Tte. Coronel 30-5-1815; Capitán de Carabineros 11-11-1829; Comandante de Carabineros 11-11-1829; Coronel de Infª 20-2-1834; 1º comandante de Carabineros 15-4-1834; Coronel de Infª 19-1-1838 ; Brigadier 6-12-1838; Mariscal de Campo 23-6-1843; en fecha 23-8- 1843, es nombrado Gobernador de Cartagena en el que va a permanecer hasta el 1-2-1844.


   Edificio del Gobierno Militar de Cartagena sita en la Muralla del Mar.

           El General Requena era soltero y llega a Portman acompañada de una hermana, también soltera, a pasar en paz el resto de sus días, instalándose en lo que desde entonces se conoció como “El Huerto del General”, que se hizo aprovechando las edificaciones de una antigua construcción que fuera fundición de plomo, la cual amplia con importantes mejoras dotándola de diferentes dependencias, cuadras, zona para la cría de animales, casas para la servidumbre, amplio huerto ajardinado, etc.; en el que, incrementando las conducciones de agua, la convierte en un vergel en las zonas baldías sobre una amplia  extensión de unos 3.500 metros cuadrados, que llegaba hasta las proximidades de la playa de Portman. Este Huerto ocupaba una zona muy amplia, sobre la que años después se ubicara el antiguo campo de fútbol en una parte de aquel huerto, y actualmente se ha edificado El Pabellón Deportivo Cubierto de Portman. 

    Fachada principal y ruinas, del Huerto del General, Portmán

          El General debido a su condición de militar, tenia amplios conocimientos de toda la zona costera mediterránea, la cual tenia que inspeccionar periódicamente; conocimientos que utilizó después para adquirir las mejores y productivas parcelas mineras. Ya en 1839 se notaba su influencia entre las sociedades mineras constituidas en Madrid, como fuerte inversionista en las minas de Portmán. 

En primer plano el Huerto del General, practicamente integrado en el pueblo de Portman.

          En el año de 1840 aparece el nombre de Blas Requena Fernández en varios Consejos de Administración, junto a empresarios tan importantes como Spotorno, Bosh, Reinoso, etc. Su poder en Portman era inmenso como dueño de medio pueblo, y lo mismo sucedía en su condición de empresario, donde el General mueve gran número de minas en toda la zona de la provincia de Murcia. 

           En el negocio minero también tenia parte su hermana Dª Ascensión Requena, que sobre 1852 pide reconocimiento de la mina “El Hallazgo y en 1853 registra una mina en a localidad de Totana, dado su hermano en aquel lugar tenia otra mina


           El fallecimiento del General debió producirse con anterioridad a 1865, dado que en esa fecha todo lo que concierne a los Requena estaba sostenido bajo la denominación de “Herederos de Don Blas Requena”. La casa del General pasó a mano de los Barthe, que se quedaron con todas las cosas porque heredaron de los sobrinos del general.


Inicio y posterior desarrollo de la Huerta del Paturro

          Entre las muchas personas de la servidumbre del General Requena, estaba Maria García Contreras natural de Torre de Cotillas, Murcia (1832-1905), que trabajaba en la cocina. Era una joven moza que acaba conociendo a José Arques López natural de Murcia capital (1829-1907), hijo de Baltasar Arques y de Dolores López (Baltasar seria el mas antiguo de la saga de los Arques 1810) residente en la capital murciana, donde padre e hijo trabajaban como jardineros para el Ayuntamiento,
  
          El noviazgo se formaliza y la joven María comunica al Sr. Requena su compromiso matrimonial, que implicaba abandonar la casa para vivir con su esposo en Murcia. El General que debía tenerla como necesaria entre su servidumbre, le propuso como alternativa, colocar al esposo como jardinero a su servicio en el huerto. Cosa que aceptara el señor Arques López.
 

   Antonio Arques Robles junto a los pocas ruinas ( solo unas paredes de la vivienda en la  Huerta del Paturro)  que habitaron sus antepasados famiires,

           Pasado el tiempo, el general les propone cederles unas tierras rústicas situadas a la salida del pueblo dirección al Rincón de San Gines, con el propósito de cultivarlas destinadas a huerta para abastecer al general y a sus propios moradores, que debían vivir (ellos y su descendencia) de lo que en ella cosecharan.

 

           El matrimonio sólo tuvo dos hijos: José (1855-1911) cuyo fallecimiento se produjo cuando   contaba 56 años de edad, siendo soltero y sin descendencia, El otro hijo. que es unico continuador  del resto de la generación, fue Serafín Arques García (1860-1941).

          La familia prospera, y aunque primeramente residieron en un edificio  ubicado junto a la  actual  puerta de la verja de entrada a la zona cercada del yacimiento, acabaron construyendo un gran edificio mas al Este, dotado de habitaciones, entrada, comedor, cocina con despensa para guardar la matanza, gran patio con dependencias para la cría de animales, una cuadra donde guardar las caballerizas, herramientas y carruajes.

    La balsa mas grande de las tres que tuvo la huerta 

          También y como es obvio, la huerta tenía tres balsas que se servían de las aguas procedentes de diversos manantiales de la sierra. La mas grande se surtia del manantial de "El Monteral" cercano a la mina Lola, y las otras dos de un manantial naciente en la rambla. Aguas que llegaban a las citadas balsas debidamente canalizada por tajea o regadera de mampostería,

         Aquellas aguas   eran buenas para el consumo humano, siendo las que se empleaba para beber, la casa y el riego sin ser preciso que la huerta dispusiera de  aljibe, pues dentro de todo su amplia extension, en aquella solo habia un pozonoria, utilizado para el riego en ausencia de prolongadas lluvias.

          Una balsa de ellas, la mas grande, estaba situada en zona cercana a las Casas Baratas, la otra dos balsa y de menores dimensiones, una estaba próxima a la vivienda, y a continuación había varias pilas para lava la ropa; mientras que la otra estaba al lado opuesto de la rambla  en lugar cercano a la carretera a la  playa del Lastre

    Balsa y pilas de lavar la ropa, situadas frente a la vivienda de la Huerta del Paturro.

      Segun las averiguaciones recabadas por viejos vecinos, las dimensiones de la huerta eran bastante considerables y   lindaba por el Norte con la montaña (actualmente con la carretera a Los Belones); por el Este con la ladera de la mntaña hasta llegar a la base del monte de las Cenizas (mucho mas alla de donde se hicieron los cuartelillos militares). Estos terreno  eran atravesado por  la rambla del Moro, la carretera a las bateria de La Chapa, el Faro y la playa del Lastre; por el Oeste llegaba cerca de la rambla de La Boltada, mientras que por el Sur (partida la propiedad por la antigua carretera a Los Belones que enlazaba con la calzada romana, y también por  la rambla del Moro) la huerta continuaba hasta lindar con parte de la zona marítima por la zona de las cuevas de la Playa y los gacheros de la antigua fundición, con una superficie total en torno a los 400.000 metros cuadrados.


   Se puede ver la tercera balsa junto al barranco  y tambien el espacio donde estuvo la era para trillar situada donde esta el vehicuolo aparcado.

          En la huerta existía una zona muy amplia dedicada al secano  (la que lindaba con el monte de Cenizas)  y mas lejanas de la huerta, mientras que otra pate menor era de regadío. En ella se criaban toda clase de animales, para lo que plantaban alfalfa, y en ella habia frutales  como naranjos, limoneros, moreras, asi como viñedos y otros arbolado típico de la zona tales como almendros, higueras iñorales que daban buenos higos y brevas, higueras verdales, garroferos, altas palmeras, cañizos, piteras, hinojos, esparto, romeros, tomillos, etc. En ella, además de la zona de huerta para hortalizas y legumbres, se sembraban de secano guisantes, cereales trigo, avena, cebada, disponiendo de amplia era para hacer la trilla que  estaba situada junto a la carretera camino de la playa de El Lastre,


    En esta panoramica se ven varios de sus lindes: (las "Casas baratas" y carretera a Los Belones al Sur, al Este  podemos ver  muy lejano los cuartelillos y el monte de Las Cenizas con el que lindaba, al Sur tendriamos el gachero y detras de los  pinos el mar, mientras que  al Oeste (lugar donde se ha hecho la fotografia), el camino a la playa que atraviesa  los esteriles mineros colmatados de la bahia

          Las grandes dimensiones de la finca posibilitaban que en ella encontraran ocupación alguna sirvienta y hasta ocho medieros, posiblemente estos últimos, compatibilizando la actividad agrícola con el trabajo en la minería.


    En primer plano se ve a José Arques Lujan  despachando con su balanza los productos de su huerta a los visitantes  qme meriendan en el mismo. A su lada está  su cuñado y mediero  en la plantación "El Canario".

           Aquella  huerta era muy apreciada por los portmanenses, que en ocasiones la utilizaban como lugar de expansión y recreo, especialmente cada Domingo de Ramos (día de “monas”),  que era ocupada por multitud de vecinos que iban allí a merendar. Los paturros solían poner un puesto a la entrada y les vendía habas, guisantes, tomates y otros productos de la huerta. La casa familiar en la huerta estaba a unos 24 metros de altura en relación al nivel del mar, siendo en ella donde nacieron hijos y nietos durante varias generaciones


¿Pero de donde viene lo de Paturro?
 
          Se trata de un apodo con el que acabara conociéndose a José Arques López (el jardinero murciano) primero que pusiera en marcha el Huerto del Paturro, circunstancia esta que se desarrollaría  de esta singular manera:

          El general Requena, que no tuvo descendencia, recibía de forma periódica, especialmente en verano, algunos sobrinos procedentes de la capital de España, entre ellos a uno gran aficionado al juego del billar, el cual solía practicar en una mesa existentes en un edificio destinado a casino o similar en lugar cercano a la Iglesia de la localidad.

 

            Aquel se desmotivaba y aburría enormemente, al comprobar el bajo nivel de juego de los vecinos aficionados contrincantes, por lo que recaba información sobre la existencia de alguien que supiera jugar bien, enterándose de que un hombre llamado José Arques que vivía en una huerta cercana, lo hacia bastante bien. José al haber residido en la capital murciana conocía bien el billar, aunque en Portmán lo practicaba poco, debido a sus exigencias familiares y su dedicación a los trabajos agrícolas en su huerta.

          Entrados en conversación, acuerdan celebrar una partida con José contra el sobrino del General, en la que “el señoriíto” fue derrotado de forma contundente. Cosa esta que al derrotado le hizo poca gracia, haciéndole exclamar de forma increíble: ¡Cómo es posible que un “paturro” me haya ganado al billar!


   El Huerto del General" se ve proximo al puerto de Portmán en aquellos lejanos tiempo que las aguas del mar llegaban proxima a las viviendas.

          La frase en la que se cita la palabra “paturro” debía referirse a un “baturro” (rústico), pero aquel debió utilizarla de forma despreciativa, en alusión a alguien de baja condición, Lo cierto fue, que desde aquel momento y dada la facilidad con que en los pueblos suelen “bautizar” con apodos a los vecinos, José Arques López y toda su descendencia, quedaron para siempre apodados “Los Paturros”. Al mismo Antonio Arques, tras los muchos años transcurridos, actualmente hay algunas personas mayores que todavia le dice “Paturrico”...

    Restos de la vivienda  familiar en la Huerta del Paturro  en la zona del yacimiento arqueologico

             Cuando se produjo el fallecimiento del paturro José Arques López, lo sustituye en los trabajos de la huerta su hijo Serafín, el cual había contraído matrimonio con Ginesa Lujan Conesa natural y vecina de Pozo Estrecho (1863-1940), mujer de familia acomodada, dado que su padre tenía algún negocio en la citada población.


   Medias paredes restos de la que fuera vivienda en la Huerta del Paturro, asi como la nueva carretera que se hizo robando terreno al monte,  para el desvio de la carretera antigua que cruzaba el yacimiento arqueoogico

           Serafín Arques García era aficionado a la caza o carrera de cintas a caballo, y participa en una de aquellas celebrada en la población de Pozo Estrecho, logrando ensartar con su palillo la cinta de la muchacha y, desde aquel momento, ambos jóvenes se hacen novios; situación que los padres de Ginesa no aprobaban, posiblemente por considerarlo demasiado “poca cosa en lo económico”, al tratarse de un pobre agricultor en relación a su hija, La fuerte oposición familiar motiva que la pareja acabaran fugándose (en esta tierra este hecho era conocido como “llevarse la novia” sin pasar por la vicaria). Desde entonces, los padres de la joven no quisieron saber nada de ella, y nunca jamás volvieron a verse ni padres ni hija ni hermanos.


            Ginesa era mujer culta; sabía leer, escribir, cuentas, etc.; y en la práctica, se convirtió en la administradora del negocio participando en la compraventa de animales y productos. De sus conocimientos da prueba la existencia en la vivienda familiar en el Huerto del Paturro, de una singular biblioteca, con gran diccionario y otros muchos libros de temas diversos de la época.


          Este matrimonio tuvo seis hijos vivos, que de mayor a menor eran: Maria Anacleta, José, Pascual, Dolores, Juana y Ginesa Arques Lujan

           Cinco de los seis hijos del matrimonio  Serafin Arques y Ginesa Lujan

           María Anacleta nacida 13-7-1889 en La Huerta, se casó con Manuel Salmeron, un pescador del barrio cartagenero de Santa Lucía el cual nada quería saber de huerta y trabajos agrícolas,

                             José Arques Lujan    
                                                                               
          José fue el gran “solterón” de la familia. Nacido el 20-1-1894, fue el que hasta su muerte producida en 1975, vivió en y de la huerta. Este hombre contando más de 50 años de edad se casa con una mujer mayor soltera como él, llamada Isabel Baños vecina de Portman. (Este tipo de casamientos era considerado como “un apaño” para el hombre no estar viviendo solo). La pareja no tuvo descendencia.     Otro de los hijos fue Pascual nacido 19-1-1897 (abuelo de Antonio nuestro entrevistado del que ya se hizo referencia) el cual fue mecánico, y se casó con Encarnación López Cortés, (1900-1977) que era hija de un pequeño empresario minero llamado Benito López Asensio, siendo tres los hijos que tuvo la pareja llamados: Serafín, Ginesa y Benito.


     Pascual Arques Lujan, con la ropa tipica de mecanico en la empresa minera

          Dolores (1901-1965) se casa con Cándido Fernández, que en aquel tiempo visitaba Portmán por ser el chofer del marques de Villalba de los Llanos,  a su vez  nieto de rico minero Miguel Zapata Sáez, mas conocido por “el tío Lobo" de Portman. Este hombre el titulo de marques le vino por herencia de sus padres Don Miguel Zapata Hernandez y Dña Concepción Echevarria y Carvajal marquesa de Villalba de los Llanos.

       Dolores Arques Lujan y esposo Cándido Fernández Martinez

          El matrimonio de Dolores y Cándido tampoco se quedan a vivir en la huerta, pues la profesión de chofer  de los marqueses  le obligaba a residir fuera de Portmán; unas veces en Fuente Álamo donde los marqueses tenia residencia, otras en Cartagena, Madrid y en otros lugares diferentes, Finalmente los esposos se instalan en Madrid, donde montan una lavandería-tintorería. De estos nacieron seis hijos, Dolores, José, Ginesa, Serafín, Caridad y Federico Fernández Arques.


          La hermana Juana nacida en 1904 se casa con Antonio Rubio Cazorla, al que conoció cuando aquel era guardia civil, A este hombre la guerra le coge ejerciendo en Portman, con la anécdota de que los republicanos locales le requisaron la pistola. El matrimonio se marcha a vivir a Murcia donde Juana fallece en 1943 de su primer parto (la mortandad entre las mujeres parturientas era alta en aquellos tiempos), aunque sobrevivió la niña, que recibió por nombre el de Isabel.

          Ginesa hija menor (1907-1986) contrae matrimonio con Aurelio Grau, un valenciano oficial de infantería de marina (capitán), destinado en Cartagena. Este matrimonio con sus tres hijos: Maruja, Ginesa y Aurelio Grau Arques fueron los únicos que. al fallecimiento del padre de la esposa, se instalan a vivir en la Huerta del Paturro, a fin de que su hermano José (“el solterón”) no estuviera solo, permaneciendo en ella hasta la boda de aquel con Isabel Baños,

                           Parte de la familia de Ginesa Arques Lujan
         

      Parte de la familia de Ginesa Arques Lujan



Desaparición y derribo de la casa vivienda familiar del Paturro

          Tras descubrirse el yacimiento arqueológico y al considerar que aquel se encontraba bajo la carretera y la vivienda familiar, las autoridades proponen a los paturros, personas ya mayores y únicos habitantes de la huerta (pues cada uno de sus descendientes no quisieron dedicarse a continuar su explotación), a ser trasladarlos a una pequeña casa de nueva construcción en lugar cercano. Sin embargo en 1975 y, unos meses antes de poder trasladarse a vivir en aquella, fallece José Arques y dos días después muere su esposa Isabel, quedando la huerta sin vecinos y la nueva vivienda sin estrenar.

    La casa con cenefa  azul estaba prevista  para  que vivieran  Jose Arques y su esposa Isabel, que no llegaron a estrenarla

         De inmediato las autoridades derriban la vivienda de la huerta, a la vez que desvían la carretera que la atravesaba, que como se ha dicho pasaba por encima del yacimiento arqueológico, sustituyéndola con nueva carretera situada al norte por detrás de la vivienda y junto a la zona montañosa, a la vez que todo aquel espacio en el que se consideraba estaban los restos arqueológicos (espacio muy reducido en comparación con la gran extensión de la huerta), es acotado y cercado para preservarlo y efectuar posteriores trabajos de investigación.

    Estos familiares estaaban en la Huerta  visitando a  José El Paturro.

          De otra parte y como ninguno de los paturros descendientes habitaban la huerta, y en aquella propiedad utilizada por la familia Arques durante siglos y, dado que posiblemente su explotación fue llevada en régimen de cesión sin documentos previos (solo con la palabra del General Requena), al poco tiempo alguien que se hizo valer como propietario (posiblemente la Sociedad Minera Peñarroya), comienza a repoblar de pinos una amplia zona de la huerta dedicada a secano, a fín de no dar lugar a la continuación de su uso como huerta.

    Cerca que se hizo en la parte del yacimiento arqueologico Huerta del Paturro-


Ultimas generaciones de la familia Arques

          Volviendo al árbol genealógico de la familiar Arques, vengo a precisar: que los hermanos Encarnación, Pascual y Antonio Arques Robles, tuvieron la siguiente descendencia:

         Encarnación se casa con Juan Antonio López Hernández que no tuvieron hijos, pero acabaron adoptando a una niña llamada Dunia López Arques.

        Pascual contrajo matrimonio con Dolores García Sánchez y tuvieron un hijo de nombre Álvaro, y una hija llamada Carolina Arques García.

        Antonio, el artífice del árbol genealógico familiar, contrajo matrimonio con Beatriz Delgado Perez, del que nacieron dos varones Sergio y Raúl Arques Delgado.


  
Dedicatoria
        A mi buen amigo Gerardo Almarza Pozuelo,  compañero de caminatas senderiles por montes y valles, y a la totalidad del mundo del senderismo, cuyos integrantes recorren la multitud de rutas y senderos, en sano ejercicio fisico y disfrute de la naturaleza por multiples parajes y paisajes.

Fuentes:
Archivo Histórico-Minero Rogelio Mouzo Pagan
Conversaciones Mineras con Rogelio Mouzo Pagán (Entrevista con Antonio Arques Robles, nacido en Portmán en 1963)
Conversaciones Mineras con Rogelio Mouzo Pagán (Entrevista con  Julián Saez Espinosa, nacido en Portmán  en 1923)
Gran Enciclopedia de la Región de Murcia 
José A. Lorenzo Solano. PORTMAN (Portus Magnus Romano) Murcia 1986


Fotos:
Archivo familia Antonio Arques Robles
Archivo Histórico-Minero Rogelio Mouzo Pagán
Ruta acotada  con GPS: Gerardo Almarsa

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada